La pasión de Patricia

¿Qué premia un premio? ¿Qué premia un premio de periodismo? Con el desarrollo actual de las tecnologías de la comunicación, la respuesta es cada día más compleja: se hace periodismo en múltiples plataformas, en la red, en la TV, en la radio y, por supuesto, en diarios y revistas. Se hace periodismo al investigar, al entrevistar, al ordenar datos dispersos y describir ambientes y situaciones; se hace periodismo al comentar, explicar y, sobre todo, informar.

Hacer periodismo es fascinante. Pero, llevados por el entusiasmo, los periodistas corren el riesgo de ser arrastrados por el deseo de figuración y el convencimiento de que tienen patente para poner en evidencia a quienquiera que se les cruce en el camino. Se olvida, a menudo, que el derecho de expresión es una moneda de dos caras: libertad y responsabilidad. Esta exigencia figura desde siempre en el Código de Ética del Colegio de Periodistas: “Los periodistas están al servicio de la sociedad, los principios democráticos y los Derechos Humanos. En su quehacer profesional, el periodista se regirá por la veracidad como principio, entendida como la entrega de información responsable de los hechos”.

Patricia Politzer Kerekes, recién distinguida con el Premio Lenka Franulic, lo sabe bien. Hace unos años reconoció en una entrevista que siempre había querido ser periodista. “La verdad es que ni siquiera tengo memoria de cuándo”. Agregó que al salir del colegio, ingresó a la Escuela de Periodismo de la U. de Chile donde se tituló e inició una brillante carrera profesional.

Estoy convencida, dijo al agradecer el galardón, de que es muy difícil –si no imposible- ejercer de verdad el periodismo sin sentir una pasión un tanto insana por esta profesión. Algunos la llaman vocación, y es simplemente el impulso irrefrenable por conseguir esa historia que creemos imprescindible contarle a los demás. Esa historia que estimamos fundamental para la convivencia social, y por la cual muchos arriesgan hasta la vida”.

En lo últimos años, Patricia se ha desempeñado como entrevistadora, columnista y analista política en un amplio espectro de medios. Construyó su prestigio en los tiempos difíciles de la dictadura.

Cree que “cuando los periodistas investigan en serio, cuando van a terreno se nota. A fines de los años 80, me tocó entrevistar a muchos políticos para el suplemento dominical del diario La Época. En esos tiempos, lo que los entrevistados decían tenía una enorme trascendencia. Sin embargo, recuerdo un comentario de la directora de CIPER, Mónica González, que alguna vez me dijo que mi entrevista más relevante fue la que hice a una humilde pobladora pinochetista. No sé si fue la más importante, pero no tengo ninguna duda de que esa entrevista hizo que muchos visualizáramos una realidad que ignorábamos. Y, sobre todo, nos permitió entender por qué el pinochetismo obtuvo un 45 por ciento de los votos en el plebiscito (de 1988)”.

Actualmente Patricia es panelista en Teletrece Radio y mantiene una columna de opinión en el diario electrónico El Mostrador. Es autora de varios libros, entre los que destacan “El Libro De Lagos” (1999); “Miedo en Chile” (2001); “Mujeres: La Sexualidad Secreta” (2005) y “Bachelet en Tierra de Hombres”(2017).

Todas son razones de sobra para premiarla.

A. S.
26 de Enero de 2018
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas