Editorial:

La “chispeza” de Don Evo

Santiago, 9 de Julio de 2017

Hace un tiempo, cuando parecía que el término inventado por Gary Medel podía prender en nuestro idioma, me permití señalar en mi blog que “Chispeza” era la mejor caracterización posible de Evo Morales. Definida como “viveza, choreza, tener chispa, ser vivo, tener energía y aguante”, la palabra calza bien con el Presidente boliviano. Lo acaba de demostrar, a mi juicio, al resolver con rapidez la situación de los carabineros sorprendidos al otro lado de nuestra frontera.

Vale la pena recordar que, por una torpeza inexcusable, cuando apenas se había resuelto el caso de los dos militares y los siete funcionarios de Aduanas de Bolivia condenados a pagar más de 32 millones de pesos y a la expulsión del territorio nacional, los dos carabineros chilenos generaron un problema parecido. Su explicación fue que cruzaron la frontera sin darse cuenta porque iban persiguiendo un vehículo que no se detuvo en un control policial.

El hecho es lamentable. La explicación es peor. No hay atenuante que valga. Por desgracia, a juzgar por lo dicho en las redes sociales, nadie en Chile está dispuesto a reconocer el error. Al contrario, solo se han escuchado brutales llamados chauvinistas. Se hace así evidente lo que ha proclamado Bolivia desde hace años: no queremos entendernos con nuestros vecinos. La crispación producida por las irritantes consignas de Evo Morales, hace que nos cerremos a cualquier posibilidad de entendimiento, a cualquier negociación seria.

No es el camino de un país que se dice respetuoso del orden internacional, que no cree en soluciones violentas y que proclama constantemente su voluntad de entendimiento. Más allá de otras actuaciones poco felices, esta vez el Presidente boliviano ha sabido sacar provecho de las circunstancias. Ha mostrado una envidiable “chispeza

Abraham Santibáñez