Editorial:

Optimismo presidencial pese a todo

Santiago, 24 de Junio de 2018

Cumplidos ya los primeros cien días del gobierno del Presidente Piñera, el balance es menos brillante de lo que esperaban sus partidarios pero -obviamente- mejor de lo que creen o quisieran creer sus adversarios.

Para el propio Jefe de Estado, lo fundamental es “que hay un nuevo clima en nuestro país, un clima de mayor fe en el presente, de mayor esperanza en el futuro, un clima de mayor unidad”… “Estoy absolutamente convencido de que más allá del ruido, las pequeñeces, este Gobierno tiene el norte claro. Sabe que tiene una misión a cumplir y nuestras prioridades son las prioridades de los chilenos”, afirmó.

Fuera de esta esperable reiteración de optimismo, la situación debe considerarse menos positiva, Es claro, por ejemplo, que la coalición que lo apoyó sigue enfrascada en sus diferencias y querellas. Es cierto que inicialmente mostró una mejor disposición al entendimiento que en el gobierno anterior, pero le falta mucho para consolidarse. El primero en aguar la fiesta fue el senador Francisco Chaguan.

Insiste en que habló en una reunión privada, ignorando la realidad de nuestros tiempos: si en toda la historia ha sido difícil mantener secretos y reservas, ello es hoy imposible. Eso mismo ha hecho crecer la sospecha de que, pese a la supuesta reserva, lo importante era dar el golpe.

Podría pensarse que Chaguán apuntaba exclusivamente a la ministra de Cultura a la sostuvo que habría que “echarla a patadas”, pero fue más allá. Después de lo anterior embistió directamente: “Tenemos problemas estructurales. Y el problema más profundo es que el Presidente no entiende lo que es un problema. No sabe lo que es un problema. Si el Presidente no sabe lo que es un problema, estamos todos mal. Yo les quiero contar que me aburrí”.

Durante la campaña hubo voces tanto o más destempladas. Pero no es lo mismo un candidato que un presidente en ejercicio. La ministra Cecilia Pérez se encargó de recordarlo sin tapujos: “Es una falta de respeto”. (Lo dijo con el mismo énfasis que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, reprendió a un adolescente que se atrevió a llamarlo “Manu” en un acto patriótico).

No es que las cosas estén mucho mejor en la oposición. La coalición que apoyó a Michelle Bachelet en su gobierno, ya estaba en crisis en el momento de la elección y ello no ha mejorado sustancialmente. Da la sensación de que cada partido está tratando de encontrar su propio chaleco salvavidas: los socialistas se proclaman un partido feminista y la DC, con un nuevo presidente, busca afirmar su identidad. Nada, sin embargo, tan decidor como el fracaso de la acusación constitucional contra el ministro de Salud.

Es lo que explica que el Presidente Piñera, pese a sus muchos problemas, siga entregando un mensaje lleno de ánimo:}

Han sido 100 días de trabajo extensos e intensos por hacer de Chile un país más libre, justo, próspero y solidario. Hemos avanzado, pero aún falta mucho por recorrer. El desafío es grande y el compromiso mayor. Con diálogo y unidad lo lograremos”.

Abraham Santibáñez