De censo y redes sociales.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Y se realizó el mentado censo. Esta vez si me contaron. Y como buen día feriado, la espera de muchos fue amenizada con las redes sociales.

Desde temprano empezaron dos de las más comunes actitudes de las redes: las peleas entre los pro-censo-abreviado y los contra-censo-abreviado-porque-el-anterior-fue-el-mejor-de-la-historia, lo que mostraba claramente las preferencias políticas de cada bando. La segunda actitud, fue la de publicar videos (al estilo woki toki) y muchos, pero muchos memes, algunos graciosos (el del censita que reclama porque le tocaron los guetos verticales), políticos (Bachelet llegando a censar a Garay), de problemas familiares (por eso de “¿quién es el jefe/jefa de hogar?) los musicales (“un movimiento censual”), de relación religiosa (“todo el día esperando al censista, tocan el timbre, salgo corriendo a abrir, y aquí me tienen, leyendo Atalaya”) y otros bastante ofensivos. Los medios eran todos los conocidos: whatsapp, twitter, Facebook.

Se discutió mucho sobre el censo, si debiera ser anónimo, o era válido que dieran los nombres y apellidos (otro meme: “das el RUT hasta para los puntos néctar y te asusta que el gobierno sepa tu nombre”), se discutió si el uso de lápiz mina era o no válido (incluso llegó a los medios impresos, espantados por la posibilidad de que “cambiaran las respuestas”, aunque nadie reparó en que los votos también van con lápiz mina), se discutió si era válido o no que le pagaran a los voluntarios (más si había “involuntarios” que eran empleados públicos a los que no se les pagaba), se discutió sobre las preguntas que se dejaron fuera (nacionalidad, religión, etc) y por supuesto se discutió la posibilidad de censar vía internet (parte de las preguntas del censo completo, incluía identificar el nivel de conocimiento tecnológico de los chilenos, pero no se incluyó acá) considerando el “costo país” de un día feriado extra.

En lo personal, no veo tan grave tener un día feriado cada 5 años (se indicó que desde ahora, será un censo completo los años terminados en 2 y abreviado para los años terminados en 7) y claramente no todos pueden responder un censo por internet (aun cuando el SII nos fuerza a hacer casi todo por internet). Pero si creo que sería de gran utilidad hacer un pre llenado del cuestionario (que se podría haber procesado los primeros 10 días del mes de abril) y que el censista pueda corroborar los datos o cambiarlos según corresponda. Al menos nosotros teníamos un formulario descargado de internet con varias de las respuestas, lo que aceleró el proceso.

Sin embargo, la mejor historia (para mi gusto) llegó al día siguiente del censo. A través de las propias redes sociales, un usuario (@oscarsalas) cuenta que le tocaron el timbre cerca de las 22:00 hrs y cuando abre la puerta, una chica de pelo rosado, falda del mismo color y bototos se presenta como censista. Antes de cualquier otro comentario, ella se disculpa por la hora, pero cuenta que cerca de las 18:00 se enteró por facebok que no había suficientes voluntarios en el sector y (en vez de re-publicarlo en redes sociales) decidió tomar el toro por las astas y se presentó en ese minuto como voluntaria. El mensaje de Oscar terminaba indicando que ella le devolvió un poco de fe en la humanidad. Y por las reacciones de las redes sociales, no sólo a él… Aunque habrá que esperar si para alguna otra oportunidad el ejemplo de “la chica de cabello rosado” es seguido o continuará siendo una excepción en la regla.