¿Qué está pasando con la red?

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

El pasado 7 de Abril, la SUBTEL presentó su “Balance de las Telecomunicaciones 2016”. El primer dato que destacan, es que en promedio cada chileno tiene contratado “2.5 servicios”.

Se destaca que la penetración total (es decir accesos a través de sistemas fijos y móviles) es 88,2 accesos por cada 100 habitantes, un aumento importante desde el año anterior (71,9%), aunque la información es presentada de manera un poco ambigua: ¿se puede entender que el 88.2% de los chilenos tenemos acceso a internet? (mal que mal, hay muchos accesos a través de telefonía móvil y muchos chilenos que tienen más de un móvil; incluso hay quienes entre oficina, universidad, casa y móvil, llegamos a tener más de 4 puntos de acceso diferentes).

Por otra parte, se destaca que gracias a la penetración móvil, hoy hay lugares que por fin tienen acceso a Internet. Entre ellos se mencionan a más de quinientas escuelas rurales.

Claro que no todo es tan bueno como se podría apreciar, aunque en Chile tenemos –en lo real- un nivel de velocidad de acceso superior al del resto de nuestro continente, lo cierto es que es apenas un parte de la velocidad publicitada (y por lo mismo, contratada). En Internet móvil, el promedio publicitado es de 7,7 Mbps (con fuerte aumento en publicidad de velocidades superiores a 10Mbps) pero lo real es de 5,9 Mbps. En Internet fijo, la situación es peor, con una publicidad de casi 25 Mbps, lo real es de menos de 9Mbps.- El estudio en el que se basaron para esas afirmaciones, es de Akamai

(La figura muestra velocidades de acceso a Internet en América Latina, diagrama que es apenas un poco mejor que el de áfrica).

El informe de la subsecretaría da también información sobre el acceso a tv-cable (53.8% de los hogares, un poco más de la mitad de ellos, por tv satelital) y sobre telefonía: 127,5% de los chilenos tienen teléfono móvil (!) aunque sólo 18.5% de los hogares tienen teléfono fijo (No hay información de telefonía IP).

Mi conclusión es que definitivamente estamos al debe. Pese a la aparición de nuevos actores, sobre todo en tecnología celular, las velocidades de acceso se notan deficientes. Por supuesto, se han incrementado nuestros usos de la red (por ejemplo, Netflix). Pero estamos muy lejos de alcanzar las velocidades y prestaciones que se busca en Internet de las Cosas (es decir, la conectividad total de equipos eléctricos a la red). De hecho, hoy es cada vez más difícil poder observar cámaras de seguridad instaladas en casas u oficinas, pues las empresas de internet preferirían que Ud. pague un extra si desea “ese” servicio.

Por su parte, la SUBTEL ha tenido una interpretación, que en lo personal no comparto, sobre la neutralidad de la red y ciertos beneficios de accesos a whatsapp o redes sociales. Como los ven como “ofertas que mejoran la situación del usuario”, entonces las permiten y alientan. Sin embargo, es una situación que pone a unos servicios (por ejemplo: Line) en desmedro de otros.

Y eso, sin considerar que por “garantizar que no descuentan saldo internet por acceder a whatsapp”, las empresas de telefonía e internet móvil están manteniendo un registro (ignoro cuan completo) de todas y cada una de las interacciones por esa vía. No se trata de ponerse paranoico o perseguido, pero sería bueno que se trasparentaran algunos de estos temas, partiendo por la velocidad de cobran y no entregan.

Referencias:

AKAMAI (2017): VISUALIZACIÓN DE LA CONECTIVIDAD. Obtenido de: https://www.akamai.com/es/es/our-thinking/state-of-the-internet-report/state-of-the-internet-connectivity-visualization.jsp

SUBTEL (2017): Balance Telecomunicaciones 2016, Obtenido de http://www.subtel.gob.cl/wp-content/uploads/2017/04/Presentacion_Balance_Telecomunicaciones_abril_2017.pdf