Citas textuales

Política sin aliento

De pronto, la política parece haberse desplomado, no porque carezca de épica -a veces esa es la madre de los peores desastres-, sino porque ha perdido aliento, respiración, aire de futuro. La política se consume en los problemas de firmas, comandos, listas y voceros, que es lo que con toda justicia no debe importar un comino. Los supuestos jóvenes hablan de cosas viejas y los manifiestos viejos intentan dar lecciones de juventud. El país del 2022, el que resultará de esta competencia, permanece como un hoyo negro. Quizás se trata de eso.

Análisis de Ascanio Cavallo en La Tercera.


Otra de la doctora Cordero

Me pasaron una carta, cortita y precisa. Me dijeron que no podía seguir después de lo que había dicho. Yo me hago cargo. Soy dueña de mis silencios y responsable de mis palabras. Lo mío se llama franqueza en un país de mentirosos (…) todos tenemos derecho de decir lo que pensamos. Eso se llama democracia y tolerancia. Ahora estamos como en la dictadura. Hay una hipersensibilidad y vehemencia para reaccionar.

Explicación de la doctora María Luis Cordero tras ser despedida de CHV por sus polémicos dichos sobre la joven Valentina Henríquez, quien denunció a su ex novio, el cantante Camilo Castaldi (“Tea Time”), por constantes agresiones. La entonces panelista de Primer Plano señaló que Henríquez “tiene un trastorno limítrofe de la personalidad y tiene un lado sadomasoquista esa muchacha, le gustaba el combo (...) Ella se calienta cuando le pegan”.


Humorismo a toda prueba

Ministro, ¿acaso su mamá sabe que usted es ministro?

Pregunta de Sebastián Piñera a Hernán de Solminihac en una reunión de gabinete en La Moneda luego de informarse que, según Adimark, el secretario de estado era uno de los rostros menos conocidos de su gobierno. La versión aparece en la nueva edición del libro “Biografía no autorizada” del ex presidente-


Tras “el feroz ataque” a la Asamblea Nacional

Pero lo que más llama la atención ha sido el silencio militar ante lo que está ocurriendo. El ejemplo más reciente es el feroz ataque perpetrado por una gavilla de paramilitares contra la Asamblea Nacional ante la mirada indiferente pero cómplice de la Guardia Nacional Bolivariana. Esto es algo muy grave, pero, sobre todo, sorprendente, porque en 2002 por mucho menos que eso, el Alto Mando Militar le exigió al presidente Hugo Chávez la renuncia a su cargo. Hace poco, Vladimir Padrino, mayor general del Ejército y ministro de la Defensa, reconoció las graves violaciones a los derechos humanos por parte de la GNB y exhortó al cese de las "atrocidades", pero estas han continuado ocurriendo como si nada

Comentario de Gonzalo Himiob Santomé en The New York Times sobre la situación en Venezuela.